Festival PAAX: Alondra de la Parra: “En México hay un pueblo sediento de música”

Alondra de la Parra dirige un concierto celebrando el 200 aniversario de la independencia en la Ciudad de México el 15 de septiembre de 2010.
Alondra de la Parra dirige un concierto celebrando el 200 aniversario de la independencia en la Ciudad de México el 15 de septiembre de 2010.Clasos (LatinContent vía Getty Images)

Alondra de la Parra aterrizará en la Riviera Maya en julio con todo un batallón musical. El incansable director mexicano tiene como objetivo transformar uno de los grandes paraísos de México en un centro mundial de la música orquestal con un festival que reúna año tras año a lo mejor del rubro. Su plan se fraguó durante el letargo de la pandemia, durante esos meses de confinamiento que confiesa se sintió impotente para dar a luz a la criatura que ha bautizado como festival PAAX. Del 29 de junio al 3 de julio, en el exclusivo hotel Xcaret de Quintana Roo, reúne a 100 artistas de 20 países, cinco ballets y su ya inseparable Orquesta Imposible, el proyecto de música clásica digital que dirigió virtualmente durante el confinamiento integrado por 30 artistas que han tocado en siete ciudades alrededor del mundo. En México los conducirá en vivo, con la batuta que tanto ha llamado la atención en todo el mundo. El proyecto también tiene una gran carga social y política, ya que los fondos se invertirán en la educación musical de decenas de niños en la región mientras México experimenta una ola de violencia brutal. “Un niño que toca en una orquesta es un niño que sabe respetar a los demás”, dice la directora en una videollamada desde Berlín, donde vive. “Es un niño que es diferente y que probablemente no usará el lado humano que nos lleva a estas atrocidades que nos avergüenzan y ponen en peligro a este mundo”, agrega. De la Parra dice estar conmocionada por la violencia que sufren las mujeres en su país y reitera su solidaridad con el movimiento feminista mexicano, una verdadera ola de oposición en el país. También hay espacio en esta entrevista para reflexionar sobre la guerra y el papel del arte en tiempos inciertos. “La música y la cultura siempre han sido bálsamos para el alma donde no hay lugar para la oscuridad del hombre”, advierte.

Preguntas. En una entrevista dijiste que el elitismo en la música clásica incomoda al público, que no es agradable ir a un concierto si te sientes mal por ello. ¿Cómo se puede romper ese prejuicio de que los conciertos de música clásica son algo para ciertas élites?

Responder. Creo que es más una cuestión de comunicación porque la música que hacemos no necesita cambiar en absoluto porque es hermosa y no diferencia una de la otra. La música llega a todos. Me pasó que me encontré con una audiencia maravillosamente diversa en México. ¡No te puedes imaginar! Por ejemplo, un día di un concierto en Ciudad Juárez y cuando piensas en Ciudad Juárez, por supuesto que tiendes a pensar en historias negativas, especialmente las que tienen que ver con las mujeres, pero una vez éramos cuatro mujeres en el escenario y no No sé quién llegaría ni cómo sería. 140.000 personas acudieron y se sentaron en paz escuchando música clásica, sinfónica, conocida y desconocida interpretada por cuatro mujeres y una orquesta. ¡En completa paz!

PAG ¿Qué papel juegan en este sentido festivales como el que organizas en Quintana Roo? ¿Están rompiendo con esta idea elitista?

R El formato es mezclar lo mejor de la música, el ballet, la danza, incluso la literatura y las artes visuales en el paraíso mexicano. Por supuesto, poder llegar tiene un costo, bueno, y eso sin duda no es suficiente para todos, pero gracias a la tecnología, podremos ofrecer el festival en línea de forma totalmente gratuita para todos. Creo que será un trabajo paulatino, pero seguro que veo grandes conciertos gratuitos en próximas ediciones para cualquiera que pueda acompañarnos.

PAG Este festival se organiza tras un terrible año de pandemia que ha paralizado espectáculos, teatros, conciertos y cerrado espacios culturales. Como surgió este proyecto?

R Llevamos mucho tiempo soñando con esto. Diría que he estado pensando en él durante más de 10 años. He tenido la oportunidad de dirigir festivales por todo el mundo, en lugares hermosos con este tipo de formato que va más allá del concierto pero suma el lugar y toda una experiencia. He estado esperando el momento y el lugar adecuados para construir lo que no es fácil porque requiere un gran equipo y un gran esfuerzo. La pandemia me dio el tiempo para sentarme a formular este esquema, juntar voluntades y talentos, y ponerle nombre y apellido.

PAG ¿Por qué elegir una región como Quintana Roo como escenario de este festival?

R Es uno de los lugares más hermosos del mundo y es un destino relativamente fácil porque se llega rápido desde cualquier parte del mundo y mi intención siempre ha sido que esta sea una ventana de México al mundo y del mundo a México. . Entonces Quintana Roo me parece un buen lugar.

Alondra de la Parra agradece a la audiencia en un concierto de la Orquesta Filarmónica de las Américas en Alice Tully Hall, Nueva York en 2010.
Alondra de la Parra agradece a la audiencia en un concierto de la Orquesta Filarmónica de las Américas en Alice Tully Hall, Nueva York en 2010.Hiroyuki Ito (imágenes falsas)

PAG Visita este festival con la Orquesta Imposible, el proyecto que lanzó en medio de la pandemia. ¿Cómo se siente dirigir a los 30 músicos de una orquesta personalmente en este festival y en tu país en lugar de hacerlo desde lejos?

R The Impossible Orchestra fue como un sueño porque cuando estaba encerrado con tan poca perspectiva y sintiéndome impotente durante la pandemia, surgió esta idea. Durante los varios meses que trabajé en este proyecto, pensé: “Tal vez esto no suceda, no será posible”, pero al final lo logramos. Ha conmovido a muchas personas y también ha ayudado a muchas personas porque hemos recaudado más de 400.000 euros o nueve millones de pesos que estamos donando a diversas organizaciones sin fines de lucro en México que ayudan a mejorar la situación de violencia contra mujeres y hombres, niños. Y luego pensé: “Imagínese lo que pueden lograr cuando están juntos”. Y de ahí surgió la idea de fusionar estos dos proyectos.

PAG ¿Cómo te sientes cuando vuelves personalmente al escenario a bailar con tu batuta de nuevo?

R Me gusta ir a mi país por la gente porque hay un público sediento de esta música, sensible, cariñoso, y eso me da mucha alegría. Y también me alegra que sea algo permanente, algo a lo que puedo volver año tras año, que puede crecer cada año y que puede desarrollar una audiencia. Este es un resumen de mis últimos seis años de trabajo. Voy a traer a los mejores solistas que he conocido. Vamos a estrenar The Silence of Sound, un proyecto que vengo construyendo con ellos desde hace seis años payaso La mexicana Gabriela Muñoz. Estamos trayendo a Christopher Wilson, con quien estoy realizando un nuevo ballet con el Royal Ballet de Londres. Prácticamente todos los personajes importantes de mi vida artística estarán allí, y eso me da una gran alegría, una gran emoción.

PAG Se dice que Alondra de la Parra provoca el evento cuando no recibe una convocatoria para un proyecto. ¿Qué tan difícil es encontrar apoyo para montar un festival como este?

R El tema siempre estuvo ligado a la iniciativa privada. Desde la época de Mozart, Tchaikovsky, los mecenas de las artes siempre han jugado un papel importante. Por supuesto, el desarrollo de la cultura ha sido apoyado por el gobierno, pero creo que estamos en un momento en que la iniciativa privada tiene un papel que jugar, con una responsabilidad muy destacada en el apoyo a las artes. Somos muy afortunados de tener un patrocinador que entiende esto, a saber, Seguros GNP. Lo entiende y le molesta y quiere que sucedan cosas. Ese me parece sin duda el modelo para el futuro de la cultura.

PAG Han tocado en áreas inverosímiles como Ciudad Juárez, que están plagadas de violencia de género. Este festival se organiza como parte de un momento difícil en México debido a la violencia que está sufriendo el país y principalmente las mujeres. Hemos visto la tragedia del caso Debanhi. ¿Hasta dónde puede implicarse la música frente a este tipo de violencia?

R Lamento mucho lo que está pasando en mi país y me solidarizo con el movimiento feminista y trato de hacer lo que está en mis manos desde mi trinchera. Por eso nació la Orquesta Imposible. También trato de ayudar a través de la infancia. Incluimos aquí el proyecto Armonía Social, que busca brindar a los niños y niñas mexicanos la oportunidad de experimentar la práctica orquestal. Un niño que toca en una orquesta es un niño que sabe respetar a los demás, que sabe imaginar, que sabe contar, y que entiende que todo eso es un acto de generosidad hacia un público que acepta y se conmueve. Este niño sabe tener disciplina, constancia y rigor. Y él crea todo esto con sus músculos, su aliento, sus brazos, sus habilidades humanas. ¿Te imaginas a un niño teniendo todas estas experiencias y estas lecciones a través de la orquesta? Es un niño que es diferente y que es poco probable que use el lado humano que nos lleva a las atrocidades que nos avergüenzan y ponen en peligro este mundo.

PAG Estamos en tiempos difíciles. Has dicho que los músicos no pueden ser anulados, silenciados o desconectados de lo que sucede en el mundo. ¿Cómo te afectó la guerra de Ucrania?

R Estoy en Berlín y la guerra en Ucrania está aquí junto a nosotros. Lo sentimos mucho más cerca y es realmente muy triste. es inaudito

PAG ¿Puede la música aliviar el dolor de la guerra?

R ¡Guau! Es lo que más te gustaría, pero no sé. La música y la cultura siempre han sido un bálsamo para el alma. No hay lugar para la oscuridad del hombre en la música, pero pensar que esto aliviará el dolor, pues no sé, sería decir demasiado, porque estas atrocidades que suceden en la guerra no pueden con todo. para ser sanado. Continúa haciéndolo con la esperanza de que cada vez más de nosotros querremos paz, amor, cultura y generosidad.

Suscríbete aquí para Boletin informativo de EL PAÍS México y obtén todas las claves informativas de la actualidad de este país

Leave a Comment