¡Finalmente se rompió el equilibrio inestable del precio del cerdo! – Artículo


La última sesión de Mercolleida de mayo finalizó con cerdos vivos que subieron 0,40 centavo vivo por kilo. Toda una declaración de intenciones tras tres encuentros previos con una gran batalla entre mataderos y productores que acabó en empate. El mercado ha estado en un equilibrio inestable durante cuatro semanas hasta ayer jueves 26 de mayo. Nos embarcamos en el camino de las ascensiones, sabiendo que el recorrido de ascenso será inevitablemente modesto.


Las dudas que planteábamos en el comentario anterior sobre si primaría -por ahora y por mayo- la reducción de la oferta (en toda la UE) o la falta de exportaciones a terceros países (debido a los altos precios internos de la carne en la UE). – bastante claro: la falta de exportaciones de carne ha pesado mucho más que la reducción de la oferta de cerdos, dejando este mes mucha carne en toda la Comunidad Europea.


El precio del cerdo no pudo aumentar hasta ayer porque:


  • Todas las matanzas de cerdo han sufrido una bajada de precio (en algunas piezas clave) en el cierre de mes.
  • Las fuertes pérdidas en los balances semanales de los mataderos han hecho que éstos reduzcan al máximo su actividad, compensando así la importante caída de la oferta de vivos.


El precio de la carne de cerdo no pudo disminuir en mayo debido a:


  • El descenso excepcional de la oferta por la virulenta cepa “Rosalía” del virus PRSS que lleva muchos meses vagando por Cataluña y Aragón, diezmando las poblaciones de lechones. En plata: sin cerdos.
  • La reducción adicional de la oferta por el escaso interés desde octubre en llevar lechones a las naves de engorde, dadas las grandes incertidumbres económicas que conlleva su engorde (pienso caro, mercado vivo por debajo del coste o cerrado). De nuevo en plata: sin cerdos.
  • La producción ha estado en números rojos desde octubre del año pasado; Muchas cerdas de descarte no han sido reemplazadas y parece claro que estos lechones por nacer eventualmente desaparecerán. Este es un factor psicológico adicional de primer orden.


La situación de esperar y ver de mayo ha terminado. Con el paso de las semanas, la oferta en vivo será aún más limitada y basta saber que ya el 80% de los mataderos y salas de despiece catalanes solo trabajan cuatro días a la semana; Es posible que algunos se vean obligados a reducir la actividad a tres días a la semana en junio… Anticipamos una realidad sin precedentes en cuanto a la debilidad de la oferta.


Estados Unidos es el líder mundial en exportaciones de carne de cerdo. Su precio en canal es ahora significativamente superior a cualquier precio europeo, lo que unido a la fortaleza de su mercado interno, la fortaleza del dólar y la importante reducción de su sacrificio semanal se traducen en una importante caída de sus exportaciones.


En el mercado mundial, solo Canadá y Brasil (entre los 10 principales exportadores) tienen un nivel de precios significativamente por debajo de Europa. Ambos países combinados tienen una actividad superior a la de España (71 millones de animales sacrificados al año frente a 58), aunque eso no es suficiente para garantizar la esperanza de que puedan “llenar los vacíos” que pueda causar la ausencia de EE. UU. Además, los criadores de cerdos en ambos estados están sufriendo pérdidas muy grandes, lo que hace que su producción sea extremadamente vulnerable a corto plazo. Se abren oportunidades comerciales en terceros países (clientes estadounidenses) para los cerdos españoles.


Los cerdos en Europa solo podrán aumentar significativamente su precio si las exportaciones se reinician. La Unión Europea tiene excedente de carne: es importante que las exportaciones se hagan so pena de nadar en abundancia, como se confirmó a fin de mes. En este sentido, creemos que las exportaciones europeas se reactivarán de una forma u otra. Este hecho, sumado al hecho de que se avecina un corte de suministro como nunca antes habíamos visto, nos hace sospechar que los precios de la carne de cerdo aún podrían subir en junio. Creemos que el pienso está firmemente anclado a precios prohibitivos y no se moverá durante meses.


Operadores altamente cualificados anuncian un precio de coste de unos 1,65 euros/kg vivo (¡cestas!…) para septiembre/octubre en España. Será muy necesario tener un precio de venta en vivo que coincida con este costo.


Como decía, la situación de espera ha quedado atrás, ahora es cuestión de comprobar hasta dónde podemos llegar. La senda de incremento será tanto mayor cuanto mejor se comporten las exportaciones a terceros países en términos de volumen. Por el momento, estas exportaciones están mejor que hace meses e incluso China está cerrando pedidos, ¡por fin! – aunque a pequeña escala.


Seguiremos de cerca el desarrollo de los hechos con el fin de informar sobre los mismos. Como hemos señalado, el equilibrio inestable ha terminado y será cuestión de hasta dónde se puede llegar ya qué ritmo. Pase lo que pase, 2022 será sin duda un año particularmente malo. Mantener en el recuerdo.


El gran René Descartes -matemático y filósofo francés- nos dejó (entre cientos de lecciones) una frase categórica: “Para explorar la verdad, hay que dudar de todo lo más posible”.


guillem burset


Leave a Comment