Periodistas en Estados Unidos fueron atacados en vivo y directo con arma de fuego

En medio de una polémica por el porte de armas en Estados Unidos, tras la nueva masacre que tuvo lugar en una escuela de Texas en los últimos días, un nuevo caso llegó en vivo y en directo a algunos reporteros de Chicago.

Mientras los periodistas hacían un reportaje en una de las calles de la “Ciudad de los Vientos”, Un ciudadano sacó un arma y apuntó a la cámara mientras detallaban el alto índice de violencia de Chicago.

Según informaron los mismos periodistas de Fox News, La policía de la ciudad ya trata de identificar al sujeto que amedrentó a los periodistas a plena luz del día.

Este caso surge justo cuando se sabe que las armas de fuego han superado a los accidentes automovilísticos como la principal causa de muerte entre los menores estadounidenses. Los datos oficiales muestran un fuerte aumento en los asesinatos relacionados con armas, como la masacre en la escuela de Texas que mató a 19 niños.

Un total de 4.368 niños y jóvenes de hasta 19 años murieron por disparos de armas de fuego en 2020; una tasa de 5,4 por 100.0000, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Casi dos tercios de las muertes fueron homicidios.

En comparación, hubo 4036 muertes relacionadas con vehículos; previamente la principal causa de muerte en este grupo de edad. La brecha se ha reducido desde que las medidas de seguridad vial han mejorado en las últimas décadas, mientras que las muertes por armas aumentaron.

Las líneas de tendencia se cruzaron en 2020, el último año del que hay datos disponibles; un hallazgo encontrado en una carta publicada en el New England Journal of Medicine (NEJM) la semana pasada.

Los autores de la carta advirtieron que los nuevos datos son consistentes con otra evidencia de que la violencia armada ha aumentado durante la pandemia de COVID por razones que aún no se comprenden completamente. Sin embargo, advirtieron que “no se puede esperar que vuelva a los niveles previos a la pandemia”. Los datos actualizados de los CDC muestran que casi el 30 % de las muertes fueron suicidios, solo el 3 % fueron muertes no intencionales y el 2 % fueron intentos inexplicables.

Un pequeño número se ha clasificado como “intervención legal” o defensa propia. Las muertes afectaron desproporcionadamente a los niños y jóvenes negros, cuatro veces más que a los niños blancos, para quienes los vehículos siguen siendo la mayor amenaza. El segundo grupo más afectado fueron los indios americanos.

Los hombres mueren seis veces más que las mujeres. Cuando se trata de regiones, la capital de los Estados Unidos, Washington tiene la tasa más alta, seguido de Luisiana y Alaska. Los datos dejan en claro que los tiroteos masivos, como el del martes en una escuela de Texas, representan solo una pequeña fracción del número total de niños asesinados por armas de fuego.

“Desde la década de 1960, los esfuerzos se han centrado en prevenir las muertes por accidentes de tránsito”, escribieron los autores de otra carta publicada recientemente en NEJM, contrastando la situación con la de des armas de fuego, cuyas prescripciones se debilitaron.

*Con información de AFP.

Leave a Comment