Feminismos. Poesía tras las rejas: palabras que liberan

Por J. Fernanda Sánchez Jaramillo, Resumen Latinoamericano, 23 de junio de 2022.

Imagen: Centro de Reinserción Social de Puerto Vallarta, fotos proporcionadas por Blanca Athié.

Blanca Athié ganó el Premio de Cuento José Agustín 2013. Fue semifinalista en el Campeonato Mundial de Escritura 2020. Su producción literaria aparece en diversas antologías y portales digitales.

Destaca la antología: Las cosas de la Mujer Araña sobre la maternidad disidente, publicada por el Mapa de Escritores Mexicanos Contemporáneos. Fue invitada a la feria del libro de la ciudad de Guadalajara (2017-2018-2019). Como promotora de la cultura, dirigió la Feria Nacional del Libro de Iguala dedicada a Elena Garro, primera feria temática dedicada a los escritores mexicanos, en mayo de 2016. Coordinó la Feria Internacional del Libro de Acapulco (2016) con Julio Moguel. Imparte talleres de literatura para mujeres privadas de libertad y en el Centro de Justicia de la Mujer del Estado de Jalisco. Además, imparte talleres sobre la literatura del cuerpo en otros espacios.

Foto: Blanca Athié, archivo personal.

JFSJ: ¿Cuándo y por qué decidiste realizar un taller de poesía en la cárcel de mujeres?

BA: Me gusta más el término “Escritura para mujeres” que un taller de poesía o un taller de literatura. Nos ayuda a cambiar la escritura como resiliencia o como un área donde todas las mujeres se encuentran y se escriben entre sí. Fue mi propia iniciativa. Me interesa la escritura de mujeres como un espacio en el que nos autoafirmamos, resistimos y colectivizamos nuestra identidad. Las mujeres que han sido privadas de su libertad (las respetamos cuando usamos ese término y miramos a su dignidad y no a la revictimización a manos de otros) son un ejemplo de resistencia.

Por eso acudí el año pasado a la Secretaría de Cultura de Jalisco y en convenio con la Dirección General de Prevención y Reinserción Social (DIGPRES) aceptaron el proyecto y empezamos la segunda semana de agosto de 2021.

JFSJ: ¿En qué centro penitenciario estuviste y cuántas mujeres había allí?

BA: En el centro de reinserción social para mujeres privadas de libertad en Puerto Vallarta, Jalisco. Hice ocho sesiones. Se inscribieron 20 personas, pero siete mujeres completaron el proceso.

JSFJ: ¿Qué metodología usaste?

BA: Metodología propia. Diseñé un programa basado en la literatura de mujeres o literatura basada en la crítica feminista y decolonial para diseñarlo como subjetividad literaria. Por ejemplo, escribir como cuarto del propio pensamiento de Virginia Woolf, o privilegiar revistas como el Goldenes Notebook de Doris Lessing, abrazar el sentir de nuestras hermanas afros e indígenas, apropiarnos de nuestros cuerpos como espacios o territorios desde los que escribimos. Ser “cuerpo” permite el contacto con otros cuerpos, como los árboles. En este lugar tenían jardines, así que como tarea se abrazaban a los árboles y dejaban fluir las sensaciones y luego las anotaban.

JFSJ: ¿Cuáles son los temas recurrentes en tu poesía?

BA: El erotismo, la metáfora animal o vegetal de la resistencia y la identidad. Incluso las propias emociones están habitadas a raíz de sus historias personales.

LICENCIADO EN LETRAS: Para la sesión de Animalización utilizamos metáforas como forma de supervivencia y evolución. Me encantó que usaran la mariposa y el águila, animales con alas.

“Comparo mi vida con la metamorfosis de la mariposa por sus tres etapas. Primero, el gusano, porque es feo, insignificante y desagradable a la vista. Segundo, se convierte en un capullo en el que se prepara para transformarse en la bella y bella mariposa, una transformación espectacular, como las etapas de la vida. Esta soy yo: una mariposa.

“Siempre he soñado con un águila. Vuelo. Siempre fui libre, tomé mi vuelo muy alto porque nunca pensé que me caería. Hoy soy un águila con un ala rota, hoy no puedo volar pero tengo esperanza y fe de que pronto volveré a volar.”

(Ambos fragmentos pertenecen a Mago).

No solo el tema animal como metáfora, sino como amor y cuidado. Becky suele representar a la Comunidad en concursos literarios. Encontró cuidado mutuo y amor en su gato llamado “Timy”. Algunas mujeres que se encuentran privadas de su libertad tienen mascotas.

“Tengo miedo de perder lo que me hace sonreír, que llegó a mi vida para transformar este espacio de soledad en compañía. No quiero que se vaya de mi vida, este miedo constante, si se va no podría soportarlo. Como no amarte tanto cuando me haces feliz con tu amor, juegos y alegrías. Prestas atención a cada uno de mis pasos, me sigues, corres hacia mí lleno de vida. Aquí, un hogar que te espera desde hace mucho tiempo, que no te acogió por miedo a quererte tanto, he cerrado esta puerta fría en estas cuatro paredes durante muchos días, y para mi pesar: nada; hoy te tengo Te amo y me duele, me duele cuando te vas de mi vida. Te llamo por tu nombre, me miras con tus ojitos de oliva, te estiras y te miro con esos ojos llenos de lágrimas, y recuerdo que te tengo en secreto – una prisión dentro de otra prisión – y si te enferma no sé qué haría si corro para salvarte la vida. No abandones más mi vida, ni estas cuatro paredes frías, esta vida cruel, porque por mucho que lo intente, este acero nunca se rompería y estas vallas se cruzarían inútilmente.

Te amo porque ya eres parte de mi vida. Eres inocente y no te importa pasar tu vida en esta prisión para hacerme compañía, puedes ser un gato fácil para el mundo, pero para mí: eres mi mundo. becky

La pérdida también es un tema que impregna a las personas, pero vuelve a adquirir un significado especial cuando esa pérdida involucra a los niños. Escribe para que tus seres queridos vivan para siempre.

“Dios y la vida me dieron nueve meses de espera, en mi había vida, alegrías, pero sobre todo la tristeza me acompañó estos meses, la muerte de mi padre y la renuncia a mi trabajo, pero lo vi a primera hora solo sentí alegría y amor. Cuatro años, solo cuatro años, me permitieron verla crecer, por la ambición de su padre y abuela, ya no está conmigo de la manera más cruel y vil, me la arrancaron de los brazos, un vacío ha Quedó en mi corazón Herida que nunca sanará, solo quedan dos fotos, un peluche y recuerdos de ella, solo en mis sueños puedo abrazarla, solo en mis sueños la veo crecer. Ahora eres una estrella que brilla en la noche”.

unicornio

la naturaleza como resiliencia. Este es el caso de Marta:

“La naturaleza nos mantiene vivos, si miras de cerca a un árbol, es un ser mutilado, solo su cabeza está plantada en la tierra, sus ramas son sus brazos, piernas, acabas con las especies marinas, destruyes todo lo que da. nosotros Vida, vida, vida… La ecología es lo más importante de este planeta, los gobiernos, las leyes, son una mierda, el poder, el control, hacer dinero es lo único que les importa, archivos muertos tirados por personas inocentes y eso ellos ya tienen su libertad, pero por no trabajar en ellos siguen pagando un delito, no me destruyan, mejor ayúdenme sociedad en vez de juzgarme, vengan a ayudarme que el dios del universo se los devolverá a ti “marta

Verticalidad y coraje para mantenerse viva y fuerte, como en el caso de Ana:

“En un instante, de repente, como suceden las cosas que suelen cambiarte, mi vida se hizo añicos, como un cuerpo roto en un accidente. Basta un abrir y cerrar de ojos para despertar, y tu cuerpo y tu casa son diferentes. Un cuerpo que accidentalmente recibió una bala y me dio un nuevo andar, quizás lento pero más firme que nunca. ¿La vida o yo? – me dio otra oportunidad de darme cuenta de lo fuerte que soy y la verdad está más allá de lo que necesito lograr. Más allá del miedo. Más allá de los miedos. mis miedos Si me dieran a elegir, sí pediría volver a ser yo con todas mis desgracias que terminan siendo oportunidades, sabemos canalizar nuestro coraje. Ana

JFSJ: ¿Ha considerado realizar este taller en otras prisiones?

BA: Sí, me gustaría repetir la experiencia en otros centros. Definitivamente continuaré administrando.

JFSJ: ¿Tu escritura ha cambiado como resultado de esta experiencia?

BA: Muchos. He volado mi propia escritura. Ahora realmente aprecio hacer visibles estos problemas en mis historias. Incluso creé un personaje para mi primera novela, una mujer privada de su libertad. Son experiencias que nos confrontan con otras partes de nosotras mismas de las que no somos conscientes pero que están ahí porque las voces de las mujeres han sido silenciadas durante siglos. Por ejemplo, el famoso síndrome del impostor que todos tenemos, donde persiste la idea de no valorarnos a nosotros mismos ni a lo que escribimos, lo que refuerza el patriarcado. Este taller me enfrentó a mi tramposo: escribir es resistir y persistir. Todas las letras son importantes, como lo son todos los cuerpos y todas las vidas. Necesitamos hacer nuestras letras para enfrentarnos al patriarcado que nos quiere callados, inseguros y enjaulados.

JFSJ: ¿Qué otros proyectos estás desarrollando actualmente?

BA: Actualmente estoy trabajando en temas de crítica literaria feminista, talleres de literatura corporal. Estoy coordinando un libro colaborativo sobre las mujeres en la independencia de México que reubicará a nuestras hermanas rebeldes en una matria que verá la luz este año.

J. Fernanda Sánchez Jaramillo, animal humano, mujer pensante sensible. Doctora en Derecho, Abogada, Comunicadora Social y Periodista, Maestría en Relaciones Internacionales y Trabajadora Social en la Comunidad. Libertaria y feminista comunitaria sudamericana.

@investigar

Fuente: rebelión.

Leave a Comment